Poncho-k:

Rock and Roll

Poncho-k: "Mi nuevo disco tiene mucho amor propio, dignidad y humildad"



Redacción: Alicia Rodriguez.

Es un cantautor de los ochenta, nacido en una de las ciudades con más arte de España, Sevilla. Fiel a sus principios, Poncho-K disfruta de más de 20 años sobre los escenarios, creciendo de lo aprendido y con decisión en el presente y hacia el futuro.

Lo que le caracteriza a Poncho-K es un mundo interior lleno de magia, pero también muy agarrado a su tierras, y a sus raíces.

Sus canciones nos transportan a seguir soñando, y sobre todo nos dan tranquilidad, a pesar de su estilo desenfadado.

Único en su forma de ser y actuar avanza sin freno con su último disco “Calíope”, y con su disfrute encima de los escenarios.

Bueno primero vamos a hablar de tu último disco del cuál también estás inmerso en una gira por España.

 - Tu último disco « Calíope » es tu décimo trabajo si no me equivoco publicado en 2019. ¿A qué se debe este nombre?

(Del griego antiguo: la de la bella voz) era la musa de la poesía épica y la elocuencia en la mitología Griega. Me gustó su simbolismo y me inspiró a hacer un disco conceptual como es Calíope.

 - Diez temas en este nuevo disco como Inmortal , Ring ring o Fijo en las paredes, entre otros y ahora estás inmerso en la gira con el. ¿Qué quisiste reflejar en tu último trabajo?

El objetivo era hacer un disco completo con un hilo conductor de la misma temática basado en tres pilares: el amor propio, la dignidad y la humildad. Por otro lado, como ya vengo haciendo desde "11 Palos", intento esclarecerme en el relato de cada historia para que sea mas entendible para el oyente y por ultimo esmerarme muchísimo en las estructuras musicales, todas tienen el sentido que yo quería darles.

 - Nunca has estado tanto tiempo sin sacar disco, normalmente uno, dos o como mucho trea años. ¿A qué se debe? ¿Crees que la pandemia, aunque ya hace tiempo que la dejamos atrás, te repercutió?

Sí y no, es decir: la pandemia fue un arma de doble filo. Como no nos dejaban hacer conciertos, tuve tiempo de sobra para componer e investigar, pero también para darle vueltas hasta el punto de perder la objetividad. Después de "Calíope" nada ha sido igual todo lo que hago me suena a más de lo mismo y cuando pasa esto, lo mejor es hacer barbecho y dejarse oxigenar. En esas estoy y por eso el parón indefinido cuando acabe esta gira.

 - Más de 20 años en la música ¿cuál es el éxito para seguir tantos años y los que te quedan?

Han sido 22 años de lucha día y noche por seguir en lo que siento que es mi sitio. Muchas veces he tenido ganas de tirar la toalla, pero por lo que sea siempre he acabado en el mismo agujero. Pareciera que la existencia me empujara a permanecer en la música. También tengo que decir que componer ha sido una terapia obligatoria, me sirve para vaciar el demonio que tengo en la cabeza. ¡Y qué cojones!, no iba a darle ese gusto a mis enemigos.

 - Desde tu primer disco « No quiero empates » que ha cambiado en tí y si pudieras echar marcha atrás ¿qué le dirías a ese chico de veinte años que en esos momentos se iniciaba en su carrera musical?

La esencia es la misma, la ilusión está intacta, pero los años hacen estragos, te abren los ojos y te los manchan de realidad. Le diría que se buscara un buen abogado antes de firmar cualquier contrato. La industria está llena de lobos disfrazados de corderos!

 -¿Cuál es el disco que más te ha  costado hacer? ¿Cuál es el disco del que te sientes más orgulloso? 
¿Cuál es la canción a la que 
más cariño tienes o más especial es para ti y por qué ?

El disco más doloroso fue sin duda "Cuantovaqueré". Fue una etapa muy difícil en todos los sentidos y lloré sangre para poder sacarlo.

Por el que más orgullo siento es "No Quiero Empates" como no puede ser de otra manera, ya que fue el primero y aunque el sonido sea un desastre entre otras cosas, lo viví con una intensidad que nunca podrá repetirse. Ni en mis mejores sueños me habría imaginado grabar con una orquesta de cámara en Eurosonic.

Creo que la canción a la que más cariño tengo a día de hoy es "Catenario". Es la canción más redonda de toda la carrera. Su ritmo y su cadencia me dicen mucho en pocas palabras y en pocas notas. El piano que acompaña y las guitarras la visten de gala. Se la hice a mi hijo y eso la convierte en obra de arte, aunque esté feo que yo lo diga. 

 - ¿Qué es lo más raro que te ha pasado en un concierto? ¿Y lo más bonito?

Rarezas ha habido muchas... si yo te contara... Pero por contarte alguna: Una vez fui a tocar a un pueblo (Un festival) y no se había vendido ni una sola entrada. Cuando nos contó este el promotor con preocupación, preguntamos que qué había podido pasar y su respuesta fue: "Os confieso que se me ha olvidado anunciarlo, si no os importa, ya que estáis aquí, podríais tiraros el rollo y tocar para mí y mis amigos. Eso sí, no puedo pagaros, pero no os va a faltar cerveza". Cómo puedes imaginar se montó una buena y al final conseguimos que nos pagaran los gastos que nos había ocasionado y no tocamos, claro.

 - ¿Qué significa para ti la música? ¿Cómo han cambiado las distribuidoras de música desde cuándo empezaste hasta  ahora? ¿Ves bien las plataformas que han ido surgiendo con el paso del tiempo?  ¿Crees que ayudan a que tus trabajos puedan llegar mucho más lejos e igual abrirte a mercados más internacionales ?

La música es la banda sonora de la vida y sin ella no hay vida.

Ha mutado y en mi opinión, a mejor en muchos aspectos. Las plataformas digitales nos están permitiendo gestionar nuestro trabajo sin tener que pasar por el filtro de un oficinista que dicte si esto si o esto no, bajo su criterio, para exprimir el limón al máximo. Ahora es el público quien decide y ya de entrada es mas justo. Esto ha obligado al mercado a apostar por artistas que en otros tiempos no habrían tenido ni si quiera la posibilidad de dar a conocer su arte. Cualquiera puede grabar en su casa un tema con pocos medios y colgarlo, de momento... parece un mercado muy apto para todos y da lugar a descubrimientos muy originales, sin ningún tipo de pretensión.

La diversificación en el sector es sorprendente, no para de crecer y lo mejor de todo es que el músico decide donde quiere sonar. A mi entender, muchos artistas aún tienen que despertar y no darle juego a la vieja escuela que tanto nos perjudica.

 - Y en cuanto a tus fans, tu música tiene mucha personalidad y eso hace que la gente que te sigue tenga muy bien definido sus gustos, ¿eso te parece positivo o negativo?

Siempre he sabido que tengo un público muy especial. No cualquiera va a un concierto de Poncho k y eso es positivo, no me gustaría hacer arte genérico. Te puede gustar o no pero es de verdad y eso lo sabe quien escucha porque tiene criterio. La especialidad vende a largo plazo y la mediocridad es un pelotazo porque está hasta en la sopa.

 - Y por último, un pajarito me ha dicho que cuando finalices esta gira tienes un notición ¿podrías adelantarnos algo?

Ha sido un secreto a voces. Soy un bocas y lo he ido soltando a algún pajarito en horas bajas. Fíjate que ya te lo he contado en una pregunta anterior sin que me lo preguntes. Cuando acabe la gira voy a parar y no se cuándo será la vuelta. Ahora necesito airearme de este repertorio y coger fuerzas e ilusión.