Lalo Rodríguez y sus contradicciones con su éxito

MÁS MÚSICA

Lalo Rodríguez y sus contradicciones con su éxito "Ven, devórame otra vez"



Redacción: Alicia Rodriguez

Este cantante boricua, que hizo música durante 45 años, nació el 16 de mayo de 1958 y comenzó profesionalmente en la música con tan sólo 16 años, con la orquesta de Eddie Palmieri. El álbum The Sun of The Latin Music (1974) que grabó con esta agrupación se convirtió en el primer disco de salsa en obtener un Grammy anglosajón en 1976, un primer éxito que le llegó cumpliendo la mayoría de edad, y presagiando una carrera prometedora. Con más de 40 éxitos en su dilatada carrera como “Vivamos este amor”, “Las mujeres”, “Lo que me lastima”, “Recuerdo escolar” o “Ven, devórame otra vez” se ha proclamado uno de los mayores artistas de salsa del planeta.

Un hombre muy carismático que vivió por y para la música, y aunque su vida personal estuvo marcada por sus adicciones, su familia le supo perdonar y querer. Muchas veces el éxito no es fácil de gestionar y menos desde muy temprana edad. En su tierra de nacimiento, Puerto Rico, donde nació y murió, se le tiene gran estima y se le es venerado como la gran estrella que fue.

Su mayor éxito, y sus creencias en contra

"Ven, devórame otra vez" fue parte de la producción "Un nuevo despertar'', que estrenó en 1988 y marcó un regreso en la vida del artista, quien había puesto en pausa su carrera por cuatro años.

El tema no fue compuesto por Lalo, sino por el dominicano Palmer Hernández.

 

El cantante que es mundialmente conocido por la canción “Ven, devórame otra vez” tuvo contradicciones en ciertas etapas de su vida para cantarla.

Lalo, quien era un devoto cristiano, no se esperaba el ascenso de la canción, tampoco que su carrera fuese marcada por ella para siempre.

Y es que el tema musical tenía letras que el cantante consideraba demasiado explícitas, algo que contradecía su fe cristiana, por lo que se negaba a cantarlo.

Un fallecimiento con mucha repercusión

Tras su muerte, muchos de los seguidores recordaron varios momentos en la historia del cantante, quien inició su carrera de la mano de Eddie Palmieri y Tomy Olivencia, importantes exponentes de la salsa que pulieron al artista, quien años después se lanzaría como solista.

Sin embargo, hubo un momento oscuro de la vida del cantante puertorriqueño que fue recordado por muchos seguidores, y fue el alcoholismo y otras adicciones que padecía, por las cuales fue arrestado en Florida y por las cuales se divorció en 2022.

Tras la confirmación de su fallecimiento, fotografías del cuerpo del cantante de 64 años fueron difundidas en redes sociales, y algunas incluso fueron compartidas por algunos portales de noticias, lo cual causó la molestia de sus familiares y amigos.

Entre estos se encuentra la esposa del cantante, Wanda Torres, quien utilizó su perfil de Facebook para hacer un llamado a otros usuarios para que no compartan contenido relacionado con la muerte del cantante.

“Por favor, les pido con el corazón en la mano que dejen de estar pasando por las redes las últimas fotos de él”, solicitó la viuda del cantante. Torres, quien cambió su foto de perfil por un lazo negro en señal de duelo, pidió respeto para su familia, quien por ese momento atravesaba por un momento muy complicado. “Por la salud mental de mis hijos, nietos y la mía. Déjense de tanta morbosidad”, pidió la mujer.

Del mismo modo, pidió que rescaten los aspectos positivos del artista, uno de los más importantes en la historia de Puerto Rico, y con quien estuvo casado por más de 30 años.

“Recuerden su legado musical, de su Grammy con tan solo 16 años en unas premiaciones que eran completamente anglosajonas, los primeros tres premios "Lo nuestro", los discos de oro y platino, por mencionar algunas”, expresó.

Finalmente, la compañera del fallecido cantante dejó claro que, pese a las polémicas de su vida, su partida deja un gran vacío en su familia. “Para ustedes fue su cantante, pero para nosotros fue papiuelo, papi y esposo. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

Un cantante que perdurará por su gran trabajo y que se merece un respeto, sin dudarlo.