Ángeles Rodríguez la

Rock and Roll

Ángeles Rodríguez la "abuela rockera" figura destacada del heavy metal



Redacción: Alicia Rodríguez.

¿Quién no ha querido alguna vez tener una abuela rockera? Aunque todos amamos a nuestras abuelas que son únicas en el mundo hay una mujer que se ganó en los ochenta y noventa el nombre de "Abuela rockera" a pulso. Ella fue Ángeles Rodríguez Hidalgo, y fue un icono del momento heavy en contraposición a la "Movida madrileña" en Madrid.

Esta mujer que tuvo una longeva vida nació nada más iniciarse el siglo XX (1900) sin saber la huella tan grande que dejaría para todos aquellos amantes del rock y del heavy de finales de ese mismo siglo.

Todo llegó como una casualidad, por querer acompañar a uno de sus nietos que quería ir a un concierto de este género y sus progenitores no le dejaban. Ella ni corta ni perezosa, a pesar de haber vivido gran parte de su historia de una manera muy distinta a cómo la estaba viviendo su nieto, no dudo ni un minuto en acompañarle.

Una mujer con sed de juventud

Y cuando Ángeles, septuagenaria cruzó las puertas del local donde se celebraría el primer concierto que asistía en su vida, no pudo explicar lo que esa música le ofreció, que ya jamás la abandono. 

A partir de ahí, esta "abuela rockera" vivió un sinfín de conciertos en los que se hizo mítica como espectadora, donde era fácil reconocerla por sus gorras y sus chaquetas de cuero. Fue una mujer que desde el principio estuvo aceptada por la tribu urbana.

Su grupo fetiche era ACDC y su barrio, el mítico "Vallecas" lugar de los 80 y 90, donde se concentraba toda la gente que amaba este estilo de música que nació en los 60 y que está derivado del "rock duro".

En este lugar tan destacado de Madrid se encuentran bares tan míticos como el Vkaos que ha cerrado hace poco después de 35 años de vida, y donde era el punto álgido en el que Ángeles junto a otras personas amantes del heavy se encontraban, al igual que Excalibur, la Urbe del Kay y la Hebe. 

Cogió tanto peso mediático que llegó a salir en programas de radio como el Buco y Radio Cinco, o incluso en revista con su propia sección semanal.

Rockera experimentada

Ángeles fue una figura mítica por su imagen desenfada que debajo de su vestimenta se podía apreciar a una mujer luchadora que sacó a cinco hijos adelante, a parte de vivir dos guerras mundiales y una dictadura, con todo lo que ello acarrea. Y para ella, el heavy metal fue una vía de escape para su última etapa de la vida, donde pudo disfrutar de la música, los conciertos y de esa nueva influencia de jóvenes que había despertado después de la dictadura.

Su gente la amó y veneró hasta el final de sus días, y tras su muerte pasados los noventa años, le pusieron una estatua en su honor . El monumento que fue promovido por varios grupos españoles fue sufragado por la recaudación de un concierto celebrado en la mítica sala Canciller, a parte de aportaciones de la tienda de Madrid Rock y de Mario Scasso, gran amigo de ella.

La estatua creada por Carmen Jorba se encuentra la calle Peña Gorbea en el Puente de Vallecas.

Una mujer que supo adaptarse a los tiempos, ser una más de la "peña madrileña". Enseño a los jóvenes de esa época un sinfín de lecciones, y sobre todo dejó muy claro para generaciones posteriores que el Heavy Metal no tiene ningún tipo de barrera para todas aquellas personas que quieran disfrutar de la buena música.