Situada en el corazón del casco antiguo de la localidad toledana de Sonseca, nos encontramos con la Iglesia de San Juan Evangelista.

Su capilla principal es de planta cuadrada; construida en mampostería y piedras de sillares. De mediados del siglo XVI, presenta un claro estilo plateresco con características de Covarrubias.

Cabe destacar el magistral retablo del altar mayor, realizado por Pedro Martínez de Castañeda, discípulo de Alonso Berruguete (uno de los referentes fundamentales de la escultura española del Renacimiento) entre 1575 y 1585

Las pinturas que lo decoran en tono dorado y estofado, son obra de Luis de Velasco, autor del retablo de la capilla San Blas, en la Catedral de Toledo.

El mismo Cardenal Arzobispo de Toledo D. Gaspar de Quiroga le encargó realizar el dorado y pintado, según consta en la escritura pública realizada ante el escribano  de Sonseca.

Todos los rostros, cuerpos, manos, pies y talla están encarnado de pulimento para imitar el natural.

Se conjugan perfectamente en este retablo los estilos plateresco y grecorromano (renacentista).

Varios son los escritos que se han publicado sobre esta parroquia; por ejemplo, en 1985 LA VOZ DEL TAJO, hizo una estupenda descripción sobre la parte externa:

“…el abside y el presbiterio es de mampostería granítica, los contrafuertes y los esquinazos son de sillería; rematados con platerescos flameros. Las ventanas tardo-góticas. […]El resto del exterior del templo es de cajones de mampostería separados por doble verdugada de ladrillo.

En 1899 fue demolida la nave principal por resultar pequeña para la villa. Fue ya en 1902 cuando quedó inaugurada la actual nave.

Si quieres visitar esta bonita iglesia, sigue estas coordenadas geográficas. 39°40’34.7″N   /  3°58’24.5″W