Cuenta la leyenda que allá por el siglo XI o quizá el XII, había un mendigo que en su morral, portaba una imagen de la Virgen. Cuando el pobre ya no tenía que echarse a la boca, no le quedó más remedio que vender la imagen, pero la Virgen volvió a aparecer en su morral.

El suceso se daba cada vez que el mendigo vendía su imagen para comer, hasta que un día hizo la venta en las proximidades a la pedanía de Sonseca y la imagen ya no volvió a su morral, sino que apareció en un altar de una ermita que había junto al municipio.

Por ello, desde entonces, se le empezó a venerar en esta ermita y se la llamó la Virgen de los Remedios.

Fue hacia mitad del siglo XVI cuando fue levantada por Nicanor de Andrés Román y Andrés Portugués Peralta, sobre la antigua ermita de San Benito y  restaurada en el año 1991.

Cuenta con una abundante decoración con pan de oro en sus capiteles y cenefas,  todo ello con claras influencias barrocas.

La ermita tiene una longitud, de 20,5 metros y 5,70 de ancha. Está dividida en cinco tramos separados por “pilastras” con capiteles  de estilo corintio.

El retablo de estilo barroco fue construido por Antonio Moraleda en los años 1940 y 1941, destacando su color dorado.

Detrás del Altar Mayor se sitúa  el Camarín de la Virgen. Con planta rectangular y cubierta por bóveda esquifada plana. Su interior está decorado íntegramente por pinturas murales al óleo realizadas por el pintor José Ángel Jiménez, pintor oficial de la Catedral de Toledo del siglo XVI.

El autor, plasmó con buen colorido varios pasajes de la vida de la Virgen, desde la Inmaculada Concepción, hasta su Ascensión a los Cielos.

La efigie actual de la Virgen de los Remedios que en él se encuentra, no es la primitiva  ya que ésta fue destruida en la Guerra Civil. Fue un escultor madrileño el encargado de hacer una “réplica” mediante fotos.

Los sonsecanos celebran el día de la Virgen el 8 de Septiembre, dando así comienzo a sus fiestas patronales en honor a su Virgen de los Remedios.

En sus fiestas patronales los sonsecanos y en especial los alabarderos, veneran a su virgen en distintos eventos, ofrecimientos, procesiones… Tradiciones que se han forjado año tras año.

Pincha estas coordenadas y verás cómo llegar a esta ermita 39.6775 N 3.9745 O